Aislar tu casa del frío

Más de 10 años reformando hogares en Ávila

Aislar tu casa del frío

Más de 10 años construyendo y reformando hogares en Ávila.

¡Descubre nuestros consejos para aislar tu casa del frío!

Llega el invierno y con él las bajas temperaturas. Ahora es cuando más notamos los inconvenientes que conlleva el frío, incluso en el interior de nuestros hogares.

Por mucho que subamos la calefacción, seguimos congelados y, además, pagando muchísimo de luz o gas.

El problema principal es que hasta un 99% de las viviendas españolas sufre pérdidas de calor innecesarias en invierno a causa de la ineficiencia energética.

¿Y esto qué supone?

Que si una casa está mal aislada, además de la incomodidad y el riesgo para la salud de toda la familia, nuestra factura de calefacción se dispara sin lograr alcanzar la temperatura adecuada.

Para evitar que esto suceda, la reforma es nuestra principal arma. Pero sabiendo exactamente qué mejoras hay que realizar y qué puntos críticos debemos controlar para que resulte todo un éxito.

Si quieres conseguir un ahorro importante en tus facturas y mantener una temperatura agradable en tu hogar durante todo el año, sobre todo si tu vivienda no se ha actualizado en los últimos 20 años, es muy probable que necesites hacer una reforma para proteger tu casa del frío.

ES EL MOMENTO DE AISLAR MEJOR NUESTRA VIVIENDA.

Del total del consumo energético de un hogar al año, se estima que el 11% proviene de la calefacción. Y cada grado que subimos el termostato la factura se eleva un 7%.

Con un buen aislamiento de tu vivienda podrías estar ahorrando entre un 30% y un 70%. Si tienes en cuenta el ahorro que la reforma supondrá en tus facturas mensuales… ¡comprobarás que tu inversión se recupera rápidamente!

Consejos del experto.

A lo largo de los años realizando proyectos en ciudades y provincias con olas de frío intensas como Ávila, en Drékaro hemos adquirido una amplia experiencia sobre las claves más importantes a tener en cuenta a la hora de aislar tu casa del frío.

Por ello, te proponemos cuatro consejos pensados para lograr un ambiente más cálido y ahorrar energía… ¡esperamos que te sean de ayuda!

Como profesionales especializados en aislamiento sabemos que la mayor parte del calor de una vivienda se pierde por: los tejados, las paredes, las ventanas y las puertas.

1. Lo primero, el tejado.

Para empezar, miremos hacia arriba. Sí, porque hasta el 30% del calor se esfuma por la cubierta. De modo que tiene que ser el primer objetivo de la reforma o rehabilitación térmica. Si se aísla correctamente se puede generar un ahorro del 35% en la factura energética, según Ursa.

Para poner freno a esas fugas, existen diferentes materiales que son aptos para proteger las cubiertas. El más aconsejable puede ser el poliestireno extruido, más conocido como XPS. Protege del frío en invierno y del calor en verano, lo que permite mantener la temperatura estable durante todo el año.

Pero si se quiere dar un plus a ese aislamiento térmico, tenemos la lana mineral. Un material fácil de encontrar en el mercado y asequible. También aísla del ruido exterior si se instala con un acabado perforado. De este modo, además de ahorrar energía, también mejorarás la calidad de vida en casa.

Aislamiento profesional recomendado.

Y para los casos más extremos tenemos un material que llevamos utilizando más de 5 años con un resultado excelente: “Multicapa Reflexivo”. Nos permite elegir el número de capas necesarias según la necesidad de cada vivienda. Solo 1cm de aislamiento de este material equivale a 7cm de aislamientos tradicionales como el XPS o la lana mineral.

2. El siguiente paso, las paredes y el suelo.

Los muros o paredes del edificio son los causantes del 25% de la pérdida de calor en nuestro hogar. Al igual que con el techo, reduciendo ésta pérdida, también se abarata el importe de tus facturas energéticas.

La rehabilitación térmica de los muros se puede hacer desde el interior de la vivienda o desde el exterior.

Aislamiento de fachadas.

Si se opta por hacer la rehabilitación desde el exterior, hay dos opciones principales:

  • Fachadas ventiladas: material aislante con una cámara de mínimo tres centímetros y acabado exterior en madera, cerámica u otros materiales.
  • Sistema de Aislamiento Térmico por Exterior (SATE): aplicando XPS y capas de mortero y/u otros materiales como acabado final.

Siempre se debe tener en cuenta la orientación de cada una de ellas. Las paredes exteriores que apenas reciban luz solar pueden tener mayores problemas de humedad. Mediante el uso de sistemas apropiados, se eliminan los puentes térmicos y además se previene la condensación.

Aislar tu casa del frío es más efectivo si se hace desde el exterior. Pero muchas veces no es viable. Si compartimos edificio con otras viviendas hay que coordinar con el resto de vecinos el aislamiento global de la fachada.

Aislamiento de paredes interiores.

Por esta razón muchas veces es aconsejable aislar desde el interior ya que es más sencillo y, también, más económico. Nos permite detectar las necesidades específicas de la vivienda, aislando todos los puntos críticos para no perder el calor generado.

Existen muchos materiales aislantes de interior, que además suelen tener propiedades acústicas. Evitan de igual modo la propagación del ruido de un piso a otro que disminuyen el ruido del exterior. Sistemas secos de tabiquería como el Pladur, la espuma aislante y los revestimientos de PVC o de caucho. La instalación es bastante rápida y permite todo tipo de acabados (pintura, papel, azulejo, etc.)

Si necesitas aislar tu casa del frío extremo, seguimos haciendo incapié en el Multicapa Reflexivo. Un material comprobado que sube la temperatura de la vivienda hasta en 3 grados. Puede instalarse tanto en los muros de la fachada, como en las paredes interiores.

Los suelos.

Los suelos de cerámica son bonitos, resistentes y muy eficaces si cuentas con calefacción radiante o tienes pensado realizar una reforma integral para instalarla en toda la casa, como comentaremos más adelante.

Pero si ya cuentas con un sistema de calefacción con puntos focales como radiadores, estos suelos son muy fríos. Puedes sustituirlos por otros materiales mucho más cálidos como la tarima, notarás la diferencia. Además, en la instalación de tarimas laminadas se utiliza una espuma aislante que permite diferentes grados de refuerzo térmico. Hay tarimas especialmente reforzadas para la humedad y también para aislar del ruido.

Otros materiales muy aislantes para el suelo son el corcho y el parquet. A mayor grosor de la madera o el corcho, mejor aislamiento.

Temperaturas óptimas en el interior de nuestra vivienda.

Ni frío, ni exceso de calor. La temperatura ideal en el hogar está entre:

  • 19ºC y 21ºC en invierno.
  • 26ºC y 27ºC en verano.
3. A continuación, ventanas y puertas.

No importa lo buena que sea tu calefacción o las horas que la enciendas si no tienes ventanas adecuadas. Las ventanas sin rotura de puente térmico, con un mal sellado o con cristales demasiado finos no protegen la vivienda. Puedes perder el 13% del calor de la casa y hasta un 23% en bloques de viviendas en altura.

En primer lugar, debemos saber que la eficacia de las ventanas depende directamente de los materiales que las componen. La calidad de fabricación de juntas, marcos, herrajes, cristales o el conjunto de la persiana definirán sus prestaciones.

Si estás interesado en cambiar tus ventanas y cerramientos, ¡descubre todos los detalles en nuestro próximo artículo! “Ventanas y Cerramientos | Aislar tu casa del frío | Plan Luz Natural Drékaro”. Un especial donde te contaremos las claves más importantes a la hora de elegir el mejor sistema para tu casa.

Puertas exteriores.

También es conveniente aislar las puertas de entrada a la vivienda. Lo más importante es que cuenten con sistemas de cerramientos estancos para evitar las corrientes de aire. Hay que tener en cuenta que debemos realizar las reformas pensando en una estrategia global de aislamiento de la casa.

4. Y como remate final… Sistemas de calefacción y tuberías.

Una vez que está bien aislada la estructura, podemos empezar a pensar en el sistema de calefacción de la vivienda.

Existe uno, no demasiado conocido, que puede ayudarnos en este objetivo de calentar la casa sin derrochar energía. Se trata de paredes y suelos radiantes. Consigue una temperatura uniforme en toda la vivienda mediante un circuito de tuberías que recorre la superficie de las estancias. Un sistema de alta eficiencia que distribuye el calor de forma constante.

Lo mejor de este sistema es que genera mayor bienestar con una programación más baja del termostato. Al repartir la energía (calor) de forma más uniforme, nos genera un ahorro significativo en las facturas. Otra de sus ventajas más importantes es que limita las corrientes de aire en las habitaciones. Además, nos da la posibilidad de mantener esa temperatura en verano, gracias a que funciona también como sistema de refrigeración.

Protegiendo las tuberías.

Asimismo, es imprescindible un correcto aislamiento de todo el sistema de tuberías de la casa. Sobre todo cuando durante la temporada de frío el termómetro se mantiene muchas horas bajo cero. Además de evitar numerosas averías por congelación, reducirás la pérdida de temperatura en los tramos tanto de salida de la caldera expuestos al exterior, como de transición localizados, por ejemplo, en zonas como el garaje.

EN DRÉKARO SOMOS ESPECIALISTAS EN AISLAR TU CASA DEL FRÍO.

Contar con un buen profesional para la realización de una reforma de aislamiento es primordial. Sobre todo si quieres obtener los mejores resultados de temperatura y ahorro de consumo energético.

Cuando se realizan tantos proyectos de construcción y reformas en Ávila, una de las provincias de España con olas de frío más intensas, es como hacer un máster intensivo y continuo sobre cómo proteger y aislar tu casa del frío.

Dependiendo de los materiales utilizados en la construcción de la vivienda, realizamos un proyecto personalizado. A continuación, instalamos las medidas de aislamiento estructurales más eficaces.

También analizamos las características de la casa para decidir si necesitas optimizar o renovar el sistema de calefacción. Desde dónde deberán estar ubicados los radiadores o sistemas de expulsión de calor, al aislamiento de las tuberías.

El objetivo, conseguir un óptimo rendimiento y así, puedas disfrutar de todo el confort, reduciendo tu consumo de energía.

Aislar tu casa del frío con Drékaro e InsoÁvila.

Un buen análisis de las necesidades de consumo energético de tu vivienda, una buena elección de los materiales y una instalación adecuada. Éstas son las claves para que tu reforma de aislamiento te haga ahorrar dinero durante los próximos años. Por eso, contar con profesionales con experiencia es fundamental y una garantía de éxito.

Tanto en proyectos a medida como en las técnicas más avanzadas de la mano de nuestro partner InsoÁvila. En Drékaro podemos ofrecerte la solución perfecta para aislar tu casa del frío, con la mejor relación calidad precio.

No hay comentarios

Nos encantaría que dejaras un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.